Lo que debo saber sobre mi pene

Posted on marzo 15, 2008 por

0



Por Amanda / Lanacion.cl

No son todos iguales, cada uno tiene su forma, tamaño, grosor, color, textura o rugosidad particular e irrepetible. Para muchos, sobre todo en la adolescencia, el tamaño es sinónimo de virilidad, sin embargo no es así, no hay tamaño ideal ni una medida que se pueda adjudicar el calificativo de “normal” o “mejor” que otra. Cada uno deberá aprender a acomodarse a su pareja, la que también tiene características distintas de una mujer a otra. Lo grande, grueso, largo o chico siempre se medirá en función del punto de comparación. Si hay que evaluar, que sea porque consigue su objetivo ¿o no?. El pene en estado de reposo o flaccidez  no tiene relación con el tamaño que alcanzará en estado de excitación y rigidez. La mayoría supera el doble de su longitud en estado de erección, la que durante la pubertad también se alcanza espontáneamente, incuso mientras duerme.

Durante la excitación, la sangre fluye hacia el pene, permitiendo que crezca y que se endurezca. Su duración es variable, va desde minutos hasta horas, aunque para lo último es preciso entrenamiento. La cultura oriental lo difunde como la extensión de la excitación a varias horas y con esto se logra más tiempo de placer y calidad en el acto sexual porque se preocupa de estimular por más tiempo a la mujer.   

En la etapa de excitación hay un incremento en la tensión muscular, rubor de la piel, erección de los pezones. Los testículos se hinchan, el escroto se tensiona, y comienza el flujo de  un líquido lubricante que facilita el movimiento del prepucio sobre el glande.

El verdadero detonante de este proceso es el cerebro y se produce cuando éste envía un mensaje hacia las células nerviosas del pene y estimula la liberación de óxido nítrico, pene.jpguna sustancia química que dilata los vasos que suministran la sangre al pene. Como resultado, las cámaras centrales del tejido esponjoso en el pene (los cuerpos cavernosos) se llenan con sangre, lo que a su vez comprime las venas que permiten a la sangre abandonar el pene. El mayor flujo de sangre a las cámaras del pene no puede escaparse, lo que causa que el tejido esponjoso en el medio del pene se hinche aún más y hace que el pene se rigidice.

Un pene erecto dura tanto como su excitación antes del orgasmo. El placer es máximo, el cerebro produce endorfinas naturales que son componentes del propio cuerpo parecidos a la morfina. Mientras más se prolonga la fase de excitación, más intenso será el orgasmo.

Un orgasmo rápido y explosivo es placentero, pero el logrado luego de una o dos horas con mimos, caricias, son cada días más valorados por los hombres, y las mujeres.

Publicado en:

Anuncios
Etiquetado: , , ,
Posted in: Ocio y Gente