Bogotá: “no eran unos angelitos”

Posted on marzo 15, 2008 por

0



“Sabían a qué iban y con quién se entrevistaban, con quién dormían en el mismo campamento; eso hay que tenerlo muy en cuenta”, argumenta.

Quito y México.- El gobierno de Colombia respondió ayer por primera vez a las acusaciones que han hecho los familiares de los estudiantes mexicanos fallecidos durante la incursión militar de ese país en Ecuador, para acabar con un campamento guerrillero donde se encontraba Raúl Reyes, uno de los líderes de las FARC.

“Estas personas (los mexicanos muertos) no eran propiamente unos angelitos”, declaró el ministro colombiano de Defensa, Juan Manuel Santos, en conferencia de prensa en Bogotá.

 “Ellos sabían perfectamente a qué iban y con quién se estaban entrevistando, con quién estaban durmiendo en el mismo campamento. De manera que eso hay que tenerlo muy en cuenta.”

De acuerdo con el militar colombiano, el procurador mexicano, Eduardo Medina Mora, le informó que investiga los antecedentes de los cuatro mexicanos fallecidos durante el bombardeo.

“Estaremos en permanente contacto con el procurador Medina Mora; pero, repito, esas personas no eran propiamente unos angelitos”, insistió.

—¿Cuál es el verdadero grado de penetración que las FARC pueden tener en círculos no tanto de narcotráfico, sino académicos y estudiantiles, en México? —preguntó después un periodista.

—No tengo criterio ni información para responder cuánto han podido penetrar las FARC en ciertos estamentos mexicanos. Lo que estamos viendo es que sí tenían algún tipo de contacto con personas que estaban en la universidad; no sabemos en otros sectores.

“Dentro del espíritu de colaboración que tenemos con las autoridades mexicanas, esperamos que se investiguen más elementos sobre esa pregunta en particular.

“Estamos viendo cómo enviar esa información a todos los países, para que sea analizada, investigada, y uno de esos países es México, por supuesto.”

—¿Qué más encontraron en las computadoras de Raúl Reyes? Tenemos una versión de que hay información sobre el manejo de las FARC y los enlaces con los cárteles mexicanos. ¿Qué tipo de cárteles? ¿Cuántas toneladas movían? ¿Cuánto dinero recibían?

—Esa información es tan cuantiosa y rica que estamos viendo cómo hacerla pública y cómo proceder para que la opinión pública nacional e internacional la tenga toda. Tal vez algo que consideremos de gran reserva o de gran utilidad, que no se sepa, podríamos no darlo a conocer.

“No quisiera responder sobre informaciones concretas. Sí hay algunas alusiones a envíos de droga hacia México, pero no tengo los detalles en este momento. En su debido momento vamos a hacer pública toda esa información, y vamos a ver la forma más transparente de hacerlo.”

Los padres de las víctimas mexicanas informaron este viernes que repatriarán los cuerpos de sus hijos como “testimonio horrendo” de algo que no debió haber sucedido.
Exigen a Calderón condenar la masacre

Al cumplirse hoy dos semanas de la incursión militar de Colombia en Ecuador, para acabar con un campamento de las FARC donde se encontraban cinco estudiantes de México, familiares de las víctimas lanzaron de nueva cuenta la  pregunta: “¿Cuándo va a condenar la masacre el presidente Felipe Calderón?”

Marcelo Franco, padre de Fernando Franco Delgado y quien responsabilizó directamente al presidente colombiano, Álvaro Uribe, de la muerte de su hijo, aseguró que las declaraciones hechas por el ministro colombiano de Defensa, Juan Manuel Santos, representan un atentado contra la dignidad de los mexicanos.

“Exigimos al gobierno mexicano, encabezado por Felipe Calderón, y al Congreso de la Unión que condenen enérgicamente el crimen que cometió el presidente Álvaro Uribe y a todos los que en este momento están implicados”, dijo.

Los familiares de los cuatro mexicanos fallecidos leyeron un escrito en el cual aseguran que “el crimen de lesa humanidad que se cometió, el terrorismo de Estado, tiene rostros, nombres y responsables, desde oficiales militares de segunda hasta autoridades de muy alto nivel.

“El gobierno mexicano no puede quedar en silencio sin condenar el bombardeo, que condene las consecuencias. Iremos tras los culpables desde México o en cualquier parte del mundo donde encontremos la verdad y la justicia”, añaden.

Los familiares analizan las acciones que emprenderán en los próximos días para difundir “la masacre del 1 de marzo”. Entre ellas están  una marcha silenciosa por las calles de Quito, así como visitar universidades y foros públicos para denunciar la incursión colombiana.

Esto a la par de los trámites legales para la incineración de los cuerpos de los jóvenes mexicanos y la recuperación de Lucía Morett Álvarez, quien aún convalece en el Hospital Militar de Quito.
Solidaridad con la UNAM

Después de más de 10 días de que se supo que estudiantes de la UNAM fueron heridos mientras estaban en un campamento de las FARC, la SEP expresó su respaldo “absoluto e incondicional” a la máxima casa de estudios, y añadió que, “en la medida en que se fortalezca la vida institucional y los marcos de legalidad, en ésta y cualquier otra agenda, se apuesta por una democracia más vigorosa”.

Ante los señalamientos de un posible nexo de las FARC con estudiantes universitarios, la dependencia externó su apoyo  a la UNAM ante esa “pretensión injusta y perversa” por denostarla.

La SEP manifestó “solidaridad y afecto al rector José Narro Robles”. Afirmó que esos acontecimientos deben llevar “a una reflexión profunda y responsable para tomar decisiones sin dañar la vida institucional, como ocurre con ese tipo de declaraciones”.

La dependencia reconoció a la universidad como una institución de calidad y prestigio “que ha sido y será orgullo de los mexicanos, donde priva la pluralidad de pensamiento, por lo que resulta inadmisible lastimarla con comentarios negativos”.

Diego Osorno, enviado y Nayeli Roldán

Publicdo en:

logo-milenio.gif

Anuncios
Posted in: Mundo