Genocida ruandés paga sus pecados

Posted on marzo 14, 2008 por

0



<P>Genocida ruandés paga sus pecados</P>Corte internacional condenó a cadena perpetua a cura católico que en 1994 colaboró en una matanza en el país africano.

Según la fiscalía del Tribunal Penal para Ruanda, el abate Atahane Seromba ordenó en la década de los noventa el derribo, con máquinas excavadoras, de su parroquia, que cobijaba a 1.500 refugiados.

La justicia tarda, pero llega para las víctimas del genocidio que vivió Ruanda en la década de los noventa. En una ejemplar determinación, el Tribunal Penal Internacional para ese país (TPIR) condenó ayer a cadena perpetua al abate Atahane Seromba, el primer cura católico juzgado en esa corte por su papel en los atroces crímenes perpetrados en ese país africano.

El religioso, que era vicario en la parroquia de Nyange (oeste) durante 1994, fue condenado por genocidio y crimen contra la humanidad (exterminio).

La condena, dictada en apelación, amplía una primera sentencia a 15 años de reclusión, dictada en diciembre de 2006, por “ayudar y alentar” a cometer los crímenes de genocidio y exterminio.

“La cámara de apelaciones del TPIR anula por unanimidad la sentencia a 15 años e impone por mayoría la sentencia de prisión por el resto de su vida”, declaró el juez guyanés Mohammed Shahabuddeen.

Se trata de la tercera vez en la historia del TPIR que la cámara de apelaciones prolonga una pena pronunciada en primera instancia.

La apelación que Seromba había presentado contra su sentencia inicial fue rechazada por cuatro de los cinco jueces que componen la cámara de apelaciones del TPIR, que desestimaron todos los demás recursos del imputado.

La drástica condena que recibió el cura católica se remonta a la repudiable conducta que exhibió en 1994. Ese año, huyendo de las masacres étnicas, unas 1.500 personas, la mayoría de la comunidad tutsi, abarrotaron la iglesia de Seromba, que a partir del 15 de abril fue sometida a ataques regulares por parte de tropas del ejército y la milicia hutu.

Según la Fiscalía, el cura -perteneciente a la etnia hutu -ordenó el derribo de la parroquia con máquinas excavadoras, tras lo cual los pocos supervivientes fueron rematados por los soldados y milicianos.

“Seromba sabía que aproximadamente 1.500 refugiados se encontraban dentro de la iglesia”, indicó la cámara de apelaciones, concluyendo que el abate “ha cometido el genocidio, así como el exterminio, como crímenes contra la humanidad en virtud de su papel en la destrucción de la iglesia”, señaló la instancia judicial en su determinación.

Alrededor de 800.000 tutsis y miembros moderados de la etnia hutu fueron masacrados, principalmente con machetes y otras armas blancas, por las milicias extremistas, militares y la propia población civil durante el genocidio ruandés.

REFUGIO RELIGIOSO

Después del genocidio, el religioso se había refugiado brevemente en la entonces Zaire (actualmente la República Democrática del Congo), y después en Kenia, antes de ser recibido en Italia, en la diócesis de Florencia, que desde 1997 le permitió ejercer sus labores religiosas en una aldea de la región de Toscana.

Luego de presiones internacionales y de una orden de arresto del Tribunal Penal Internacional para Ruanda en 2001 que Italia se negó a ejecutar, el sacerdote se presentó ante la corte en febrero de 2002, “para que la verdad se manifieste”, según declaró en aquel entonces.

POLÉMICO ROL
El papel de la Iglesia Católica en el genocidio ruandés sigue siendo polémico. Además del abate Athanase Seromba, otros dos curas ruandeses católicos, Emmanuel Rukundo y Hormisdas Nsengimana, son procesados ante el Tribunal Penal Internacional para Ruanda. Un cuarto religioso inculpado, Wenceslas Muyeshyaka, podría ser juzgado en Francia, pues el TPIR se había declarado incompetente en beneficio de la justicia francesa. Durante las persecuciones contra los tutsis de 1959 y de 1962 en Ruanda, los integrantes de la minoritaria comunidad tutsi que se refugiaron en las iglesias lograron salvarse.Tres décadas después, decenas de miles de tutsis se escondieron en las iglesias para tratar de escapar a sus verdugos. Pero murieron allí, a menudo quemados vivos o aplastados por los bulldozers.

Publicado en:

La nación

Anuncios
Posted in: Mundo