El rey del ‘Todo a un euro’

Posted on marzo 14, 2008 por

0



Publicado el 14/03/2008, por Yovanna Blanco

Ángel Tomás, presidente de la empresa líder en fabricación de artículos para tiendas multiproducto, asegura que el auge del sector se mantiene incluso con la recesión económica, aunque no evitará una subida de los precios.

Son parte de nuestro imaginario cotidiano y sucumbir a sus encantos es una práctica común. Si en el pasado adoptaban la forma de bazares y pequeños comercios con todo tipo de productos, muchos de ellos se han reconvertido hoy en los populares chinos, donde el cliente encuentra lo que busca y adquiere lo que no necesita.

Son ya más de 16.000 establecimientos, según un estudio del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, repartidos por casi cada esquina de la geografía española. El sector del multiproducto, que en los últimos siete años han crecido a la sombra del pequeño comercio y los centros comerciales, mueve ya un volumen de negocio estimado en más de 6.000 millones de euros. Y su despliegue no ha hecho más que comenzar.

“En crecimiento, el multiproducto nació un poco con la idea de qué va a pasar, pero se ha demostrado que es un sector que crece paulatina y discretamente, y así lo seguirá haciendo. Todavía no hemos alcanzado el punto álgido”, afirma Ángel Tomás, presidente de Multiproducto Selección y propietario de Atosa, empresa líder del sector en España.

Sabe de lo que habla y su interés por la industria le viene de familia. No en vano, su padre, artesano juguetero, fue el que le introdujo en el negocio, del que se hizo cargo con 23 años. En 1946, nacía Atosa, que en 1969 inició su andadura como sociedad anónima. Hoy, la empresa es una pequeña multinacional que facturó 21 millones de euros en 2007 y que exporta sus productos, en su mayor parte juguetes, a países como Portugal, Francia, Italia o Marruecos.

A pesar de la recesión económica (que “nos ha afectado”, según reconoce el propio Tomás) y de la caída de la demanda de bienes de consumo, los establecimientos multiproducto continúan registrando un volumen de ventas cada vez mayor.

¿Cuál es el secreto? “Son tiendas de oportunidad, de conveniencia. Nuestro punto fuerte es que somos capaces de anticiparnos a los acontecimientos. Definimos el producto, vemos que encaja en la sociedad en el momento adecuado y nos tiramos a la piscina, fabricándolo a gran escala”, advierte Ángel Tomás. Pero también se cuida la creatividad y se estudian las necesidades del consumidor. Según explica Tomás, “la creación del producto es de arriba a abajo, lo importante es lo que demanda el mercado, no lo que quiera el fabricante”. De ahí la inversión en I+D+i, que en el caso de Atosa superó los 200.000 euros en 2007.

Precios en aumento
Los empresarios del multiproducto conviven con el concepto del “coste asequible, es decir, trabajar con un bajo margen de beneficio y que el margen total lo dé que la operación sea grande por volumen”. He aquí su estrategia de negocio para lograr beneficios y que les sirve para ofrecer al consumidor productos con precio bajo.

Ése es el rasgo que define a este sector del comercio y que seguirá haciéndolo en el futuro, en la medida de lo posible. “El precio se compone del coste de la primera materia, de la fabricación y de la distribución. Nosotros no mandamos en el coste, salvo en intentar obtener una buena productividad para que sea el menor posible”, explica Tomás. “En el coste inicial, se ha disparado el precio del petróleo, del acero o del plástico. Los aumentos presionan sobre el precio de venta medio y eso se nota. Es uno de los grandes problemas que está teniendo China”, agrega.

Por este motivo, hablar de precios estables en el futuro es impensable. Así lo explica el propietario de Atosa: “¿Precios fijos para toda la vida? No va a ser posible. ¡Ya me gustaría a mí atar los costes! El objetivo serán los buenos precios, acompañados de calidad, e intentar minimizar los costes”.

Ello no significa, no obstante, que el bajo precio que paga el consumidor sea sinónimo de mala calidad, el eterno prejuicio contra el que lucha el sector. “Hay que alcanzar un volumen de ventas que permita seguir adelante con un margen discreto y renovar la maquinaria cada tres años”, incide Tomás.

El rival asiático
En España, se vende un 70% de productos españoles. Pero no son los únicos, ya que desde hace unos años cada vez se abren más tiendas con productos chinos. ¿Existen importantes diferencias de calidad entre unos y otros? Para Ángel Tomás, “empezaron fabricando barato y con una calidad más que discutible, pero los gobiernos de China y de la India han impuesto medidas de control rigurosas y han desaparecido más de 1.000 empresarios jugueteros. Lo que queda es una calidad buena con unos creativos muy rápidos, pero sus costes de fabricación están aumentando y los precios también lo harán”.

Atosa tiene una fábrica en China, pero su sede central se ubica en Murcia, donde tiene previsto construir una nave de 20.000 metros cuadrados. “Tenemos una previsión de crecimiento del 10% en 2008 y del 30% en dos años, con el objetivo de expandirnos en el mercado europeo”, aclara Tomás.

Su pilar seguirá siendo el juguete, que supone el 30% del consumo del sector, sobre todo en campañas como la de Navidad, Carnaval, verano o las fiestas escolares. El directivo apuesta por desarrollar juguetes que “permitan que el padre pase más tiempo con el niño, porque no se le está prestando la atención que se debe”.

Ángel Tomás, presidente del comité organizador de la Feria del Multiproducto, que se celebrará en Madrid del 3 al 5 de abril, afronta el futuro con el objetivo de crecer fuera de España y defiende la calidad de los productos del sector. “Comprar en un establecimiento multiproducto es sinónimo de ser un consumidor inteligente”.

Atosa, la filosofía del líder español de los productos de bajo coste
Hablar del origen del multiproducto supone retroceder al siglo XIX, cuando las primeras tiendas de este tipo se inauguraron en EEUU. La otra fecha clave para el sector es la década de los 80, cuando los populares Todo a un dólar americanos tuvieron su fiel reflejo en los países desarrollados con una pequeña variante: la moneda que, según el lugar, reflejaba el bajo precio del producto y captaba la atención del consumidor.

España también introdujo este nuevo canal de distribución, pero no es hasta 1998 cuando se acuña el término multiproducto. El sector tiene desde entonces un claro líder, Atosa, la empresa familiar que preside Ángel Tomás y que ya cuenta con una plantilla de 150 empleados. En 2007, Atosa facturó 21 millones de euros, de los que un 70% se concentró en España y Portugal. Atosa realizará una inversión de seis millones de euros en dos años con los que pretende consolidar su negocio en Italia, Francia, los Países Bajos o Alemania. De cara al futuro, no descarta cruzar el Atlántico para implantarse en EEUU y México.

Un apasionadode los juguetes
Su empresa abarca todo tipo de productos, desde calzado a ferretería, pasando por flores y mobiliario doméstico. Pero se le escapa una sonrisa cuando alude a su sector preferido, los juguetes. Heredó de su padre, artesano juguetero, el talento para venderlos.

Formado en la Escuela de Altos Estudios Mercantiles de Madrid, Ángel Tomás se hizo profesor de Administración Económica con tan sólo 24 años. Era el comienzo de una exitosa carrera, que le llevó a ocupar distintos puestos de la Administración y a presidir la Cámara de Comercio de su Murcia natal, antes de decantarse por el lado empresarial. Probó diversos sectores, como la pesca, la construcción y la distribución internacional, antes de elegir el multiproducto.

Publicado en:

Expansión.com - Diario lder de información de mercados, economa y poltica
Anuncios
Etiquetado:
Posted in: Personajes