Pese a todo, las mujeres mexicanas siguen avanzando

Posted on marzo 8, 2008 por

0



Hace más de 10 años que Marcela dejó las muñecas y los muñecos de peluche. Algunos aún están en las repisas de su recámara en su casa al sur del Distrito Federal, pero ya casi ni los toca. Ahora tiene una nueva compañera “inseparable”: una pistola tipo escuadra.
Marcela se levanta diariamente a las seis de la mañana. Hay días en los que no duerme pues las guardias en el trabajo así lo exigen. Perseguir delincuentes es lo que hace día a día.
Ella es una Agente Federal de Investigaciones (AFI). Forma parte de las filas de la Policía Federal que tiene alrededor de 40 mil elementos.
El 10 por ciento de ellos son mujeres, de acuerdo con datos de la Secretaría de Seguridad Pública Federal (SSPF).
Marcela tiene 28 años. Cuenta que ha estado en diversas áreas, pero destaca su paso por un equipo antisecuestros y otro de operativos especiales.
El seis por ciento de las mujeres en la AFI realizan trabajos de inteligencia y el cuatro por ciento hacen lo mismo que ella: labores de campo.
Esta joven investigadora aún no tiene hijos. Eso será en algunos años porque ahora “es peligroso, nos metemos con mucha gente que después nos quiere hacer daño”.
Por ese motivo pide no revelar su nombre completo. “Marcela y ya, con eso”, dice.
Al platicar con Crónica viste un traje sastre. Pantalón gris y saco del mismo color. El cuello blanco de su camisa se asoma en la solapa. Pero cuando tiene operativos se enfunda en un traje azul, botas negras, casco y lentes especiales.
Mientras habla sobre su paso por la AFI lleva una bolsa negra colgada en el hombro derecho. En ella no sólo carga maquillaje y su cartera. Ahí está su “inseparable”, como le dice a esa pistola que le otorgó la Policía Federal.
“Siempre tiene que estar conmigo. En una ocasión en Sinaloa me amenazaron entre tres tarugos, no sé qué pretendían, ya se me venían encima pero nomás vieron que la saqué me pidieron disculpas y se cuadraron”, recuerda mientras se ríe.
Dice que nuca ha baleado a nadie. Pero “sí he hecho disparos para que sepan que no se trata de juegos”.
Ahora que está por celebrarse el Día Internacional de la Mujer, Marcela platica: “Durante años dijeron que éramos el sexo débil, pero la verdad es que las cosas han cambiado. Ya hay mujeres en la política, en los deportes, mujeres que boxean. Y pues claro, ya somos muchas mujeres policías”.
—¿Es difícil estar en un grupo de este tipo? —se le pregunta.
—Yo creo que como en cualquier trabajo hay a quien no le gusta que una mujer te ordene o te dirija, pero ni modo.
—¿Qué te ha costado más trabajo?
—Iniciar en esto. Yo creo que eso fue lo más difícil.
“Cuando les dije en mi casa que quería ser policía todos se rieron y me dijeron que estaba loca. Que eso era para hombres. Pero aquí estoy, he ido creciendo y espero seguir haciéndolo”.w Elementos de la Policía Federal:
alrededor
de 40 milw Mujeres: 10%

w Labores de
inteligencia: 6%

w Labores de
campo: 4%

Preocupa a la mayoría de mujeres inseguridad
[ Daniel Blancas Madrigal ]
Las mexicanas de hoy consideran que el principal problema del país es la inseguridad, pero también les preocupa la drogadicción, pobreza y corrupción.
Nueve de cada 10 piensan que hay discriminación contra su sexo; el 40.5% dice que sus derechos no son respetados por su situación económica y el 29.6% por su nivel educativo. ¿Discriminadas? La mayoría lo percibe en el ámbito laboral y por la simple condición de ser mujer. Son pocas, el 1.7%, que cita como razones “su físico y su gordura”. No dudan que política y trabajo son los ámbitos en los cuales tienen menos oportunidades (63%.)
Pese a todo, el 86.8% se siente muy satisfecha o a gusto con la vida que ha llevado.
Son datos, apenas botón de muestra, que arroja una encuesta nacional aplicada de manera conjunta por personal de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos y por la empresa Consulta Mitofsky. Los resultados forman parte del informe especial sobre igualdad entre hombres y mujeres presentado por la CNDH.
Para la realización se tomaron en cuenta 425 secciones electorales en el país y se consumaron 4,250 entrevistas cara a cara.
En pleno festejo por el Día Internacional de la Mujer, Crónica rescata las respuestas con toque femenino…
Una mínima parte (3.2%) justificaría agresiones físicas de su pareja por infidelidad; un poco más, el 4.3%, respondería con golpes a un desliz amoroso de su esposo o novio.
Al preguntárseles tres términos asociados con la palabra mujer, la respuesta fue: madre (14.6%), trabajadora (10.1) y responsabilidad (5.)
¿Y con hombre? Trabajo (21.4), machista (8.4) y responsabilidad (6.9%.)
Pero cuando se trata de asociar a los dos sexos, lo primero que se les ocurre es el matrimonio (26.7%) o al menos una relación de pareja (24.4) o unión (16.5.)
—¿Qué cualidad les gustaría que tuviera un hombre para casarse con él? 43.1% aseguran: “Que sea trabajador”; 33.5%, “que sea responsable”; solo el 6.6% piden guapos y el 1.4% adinerados.
En el renglón de limitaciones, el 20.2% reporta que tienen prohibido (por sus padres, esposos o alguien más de sus familias) tener novio; fumar (63.6%), salir con amigos (22.6%), beber alcohol (67.1%), vestirse como quieren (19%), llegar tarde (39.7%), tatuarse (64.6%) y no llegar a dormir (61.4%.)
Si se trata de cualidades y concesiones, el 27.7% piensa que las escrituras de la casa debieran de estar a su nombre, “porque son las reinas del hogar”.
¿Y cuáles son sus principales capacidades? Enumeran: administrar el hogar (41.5%), trabajos manuales (43.2%), creación artística y literaria (25.8%) e impartir clases de primaria (21.1%.)
Más específicamente, el 95.4% se considera apta para cuidar y educar a los hijos, y sólo el 75.9% para ser Presidenta. De hecho, 8 de cada 10 votaría por una mujer para ocupar la silla presidencial.
Otros números que revelan rasgos sobre su personalidad son: el 40.4% vota por el mismo partido político por el que sufraga su pareja; el 14.7% piensa que los hombres no deben llorar, “porque pierden respeto y autoridad”; el 14.5% dice que no existe verdadera amistad entre hombres y mujeres sin sexo de por medio.
Inclinadas a la protección, el 88.8% estaría de acuerdo conque el gobierno le otorgara subsidios especiales y al ser cuestionadas sobre si están dispuestas a aceptar que el hombre se quedara en el hogar y ellas salir a trabajar, estas fueron las cifras: 28.5% dijo sí, 43.3% no, y 25.8% que dependía de otros factores sociales o económicos.
En los temas de violencia y salud, el 28.9% respondió que denunciaría a su pareja si ésta llegara a agredirla, contrario a los hombres, cuya mayoría (el 40.1%), antes que recurrir a un ministerio público, trataría de hablar con su mujer y arreglar las cosas.
Aunque 90% comparte la idea de que dentro de las familias mexicanas hay violencia, sólo el 25.2% acepta que este fenómeno ocurra en su entorno familiar.
El 32.1% aprueba los abortos, porcentaje que aumenta a 65.8% cuando sus vidas peligran, a 56.3% cuando hay probabilidades de malformaciones del bebé y a 51.4% cuando el embarazo es producto de una violación.
¿Qué es lo peor que, como mujeres, les puede pasar en la vida? El 54.3% contestó que ser violada y el 42.9% que ser engañada por su pareja.
Otras preguntas clave
¿Cuál sería el principal motivo por el que marcharía?
Por la paz (73.3%) y por la defensa de los derechos de las mujeres (71.6%.)
¿Qué es lo más importante en su vida?
Los hijos (69.4%.)
¿Quién debe ser la base económica de la familia?
El hombre (50.4%.)
¿Considera que en México hay discriminación?
Sí (83%.)
¿Tiene desventajas con relación a los hombres para acceder a cargos políticos?
Sí (53%.)
¿A quién le tiene más confianza, a los hombres o a las mujeres?
A las mujeres (43.5%.)
¿Quién manda en su casa?
Yo (21.4%); mi esposo (17.1%.)
¿Considera que el gobierno ha trabajado poco o nada para promover la participación de la mujer en la política?
Sí (67.2%.)
¿Considera que el gobierno hace poco o nada para castigar a los agresores de mujeres?
Sí (60%.)

Las Pinal, mujeres que luchan contra las adversidades
El apellido Pinal ha ocupado los titulares de revistas y secciones de espectáculos en México por muchas décadas, ya que es una familia compuesta en su mayoría por mujeres que han luchado contra las adversidades que la vida les ha puesto, son admiradas, odiadas, acosadas y han estado al lado de grandes hombres, pero ninguno les ha dado los recursos para llegar a ser la Dinastía Pinal.
Musa de Luis Buñuel, con una vida llena de alegrías, tristezas, preocupaciones y en la que no ha faltado la polémica, poseedora de historias personales que la hacen digna de protagonizar con su relato cualquier programa de sus Casos de la Vida Real, Silvia Pinal quien este día festeja el Día Internacional de la Mujer con el recuerdo de que amó y fue amada.
Silvia, quien empezó a trabajar a los 18 años en las películas Bamba y El pecado de Laura y alternando en los años siguientes con los mejores actores del cine mexicano como Marga López, Pedro Infante, Silvia Derbez, Mario Moreno Cantinflas, entre otros. La actriz afirmó que este día le sirve para reflexionar acerca de lo bueno y de lo malo que ha hecho en su vida, pero sobre todo, recalcó “me gusta celebrarlo trabajando”.
—¿Cuál ha sido uno de sus mayores logros como mujer?
—Tuve cuatro hijos, fui feliz, me casé cuatro veces, fui muy amada, yo he amado también muchísimo, y creo que en la vida lo más hermoso es que te amen y que ames, porque lo que te mueve en todo momento es el amor… sentirte amada.
—¿Existe alguna situación de la que se arrepienta?
—Los errores ya no los puedes corregir, lo mejor es salir adelante y repararlos para progresar y no hundirse en la depresión. En lo personal, son pocas las veces que me he deprimido, con la pérdida de mis seres queridos o aquella ocasión en que me tuve que ir a Estados Unidos por asuntos legales, pero me sobrepuse.
Silvia Pinal, la única leyenda viva y activa de la época de oro aseguró que lo más hermoso y a la vez lo más difícil como mujer ha sido ser madre. “Ser mamá implica muchas responsabilidades, entre ellas hacer de tus hijos unas personas de bien, que lleven consigo sus valores, pero sobre todo, que sean unos triunfadores en la vida”.
—¿Cuál sería uno de los retos como madre más difíciles de superar?
— Que Alejandra dejara sus adicciones. Yo sufrí mucho con ella, pero no siento que haya sido mi culpa que una de mis hijas fuera adicta a las drogas, porque es responsabilidad de cada persona, yo nunca fui adicta a nada, empecé a los 18 años a trabajar y empecé solita, nunca caí en eso, porque no me llamaba la atención, creo que es una decisión muy personal. Bendito sea Dios ya terminó ese sufrimiento y siempre la he querido y ahora la quiero con mucho más admiración que antes.

“Llegué a ser la oveja negra de la familia”
Alejandra,
La rebelde
La Guzmán se caracteriza por su rebeldía innata, misma que le ha causado ser el centro de atención de la prensa, la Reina del rock, se salió de los estándares que su madre le imponía llegando a ser la oveja negra de su familia.
La cantante ha confesado que su vida cambió cuando nació su hija Frida Sofía. Ahora Alejandra entiende el sentido de ser madre, “cuando era niña le pedía a mi mamá que se quedara en casa y nos dedicara tiempo, pero tenía que hacer su trabajo, no había de otra; lo curioso es que hoy mi hija me pide lo mismo y yo le digo lo que mi madre me decía: Comprende hija… esta es mi vida”.
En la misma sesión fotográfica en la que posó con su mamá, su hermana y su sobrina, Alejandra Guzmán opinó que ahora no tiene mucho tiempo de estar con las mujeres más importantes de su vida, “ahora intento darme el tiempo necesario para estar con mi mamá y con mi hermana, mi hija y mis sobrinas, ya que cuando nos juntamos nos damos energía, esa energía que la mujer necesita”.

“Somos de las mujeres más importantes del país”
Silvia Pasquel,
La inconforme
ò Heredera del talento de su madre consiguió ganarse el respeto del público por su propio trabajo, pero el orgullo que le importa es formar parte de esta familia, aunque le costó tiempo aceptarlo.
En pocos días, veremos fotografías nunca antes vistas con las generaciones Pinal, que posaron para una revista, al salir de esa sesión de fotos Pasquel dijo a Crónica, “Esto es algo histórico, porque les guste a quien les guste, somos unas de las mujeres más importantes del país”.

“Mi hija y yo somos cómplices y grandes amigas”
Stephanie,
mamá y papá
ò La maternidad para Stephanie Salas llegó juntó con la polémica, cuando ella declaró que el padre de su hija, Michelle, era Luis Miguel, desde ese momento sus vidas han sido polémicas.
Aún así, Salas aseguró que la relación que lleva con sus hijas es de gran amistad, “somos cómplices y grandes amigas. En el caso de Michelle siempre fui padre y madre y creo que no lo hice tan mal”.
Aseguró que lo más importante para Michelle no es que la reconozcan como hija de Luis Miguel, sino como “un miembro dentro de la dinastía Pinal, pero si algún día quiere conocer a su padre no se lo negaré porque quiero lo mejor para ella”.

“El aborto, un triunfo de la mujer”
[ Joel Ruiz ]
Biológicamente puede concebir y es madre de dos niños; pero su profesión la ha llevado a coordinar el programa de interrupción de embarazos en el Hospital de Ticomán, del gobierno capitalino. Esta disyuntiva no le genera conflicto alguno y, por el contrario, deja en claro que es un derecho nato de la mujer.
La directora general de Ginecología, Patricia Galindo, reconoce que el 90 por ciento de las que llegan ahí, tienen la plena convicción y decisión de interrumpir el periodo de gestación, aunque más tarde enfrenten los cargos de conciencia y las secuelas psicológicas que deja esta práctica.
—¿Cuántas mujeres llegan mensualmente a practicarse el aborto?
—Alrededor de 60 mensualmente, a las cuales las atendemos, les damos la orientación correspondiente; pero la gran mayoría llega dispuesta a interrumpir el embarazo.
—¿Se han dado casos de jóvenes que se arrepienten?
—Sí, pero son muy pocas?
—¿Qué tipo de mujer es la que llega a esta instancia?
—Es variado, de todos los niveles, uno podría pensar que son mujeres de bajos ingresos, pero no es así, es de todos los niveles. Un caso curioso la mayor preponderancia es de las mujeres adultas y profesionistas.
Reconoce que la realización del aborto es un triunfo de la mujer, en el sentido de que tiene la plena libertad para ejercer todos los derechos sobre su cuerpo; no obstante manifiesta que se debe trabajar mucho más en el área de la prevención.
—¿Si a usted le entregaran un presupuesto, en qué lo destinaría?
—En la realización de un programa de educación sexual dirigido a las adolescentes, principalmente, para ver a futuro. Responde con certeza la mujer de tez morena y cabello café oscuro, quien dice estar más preocupada por la violencia intrafamiliar que por la práctica del aborto.
Explica que cuando llegan al hospital a tratarse de cualquier padecimiento, se les realizan una serie de preguntas para conocer si son víctimas de agresiones físicas o psicológicas.
“Lo más lamentable es que cerca del 20 por ciento de las mujeres que se atienden diariamente, padecen de diversos tipos de abuso y principalmente de sus maridos o parejas y éstos se cometen en el hogar”, explica la doctora Patricia Galindo.
Pero más allá de esta situación, añade que muy pocas deciden presentar una denuncia penal ante el Ministerio Público, porque tienen miedo o, lo más grave, consideran este trato como normal.
Y al igual que muchas profesionistas, la encargada del área de Ginecología en el Hospital Ticomán tiene que enfrentar la doble labor de ser ama de casa y de responder a las necesidades diarias del nosocomio.
Para llegar al cargo que hoy ocupa, tuvieron que pasar alrededor de seis años, en los que concursó por diversas plazas y en muchas ocasiones tuvo que dejar el hogar para alcanzar el éxito profesional.
Dice que la llegada de su segunda hija le obligó a dejar, por convicción, el segundo trabajo que tenía. Hoy es doctora de las 00:07 horas a las 15:00 horas y ama de casa de las 15:30 a las 22:00 horas, después… “a ser la pareja de mi esposo”. Sonríe con un dejo de pena en el rostro.
Asegura que hoy en día la mujer tiene la posibilidad de hacer lo que quiera, pero con responsabilidad y conciencia de sus actos.
“Se puede ser una exitosa profesional y excelente ama de casa. Hoy la mujer ha dejado de ser el sexo débil… ¡Es el sexo fuerte!.
“¡Arriba las mujeres!”.

Publicado en:
Anuncios