Una llamada de Hugo Chávez a Raúl Reyes delató su ubicación

Posted on marzo 6, 2008 por

0



Por: Agencias en Bogotá | Mundo

Jueves 6 de Marzo de 2008  

 

“Informes de inteligencia” de Colombia divulgados ayer por la Radio Cadena Nacional (RCN) revelan que una llamada telefónica que habría hecho el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, al número dos de la guerrilla de las FARC, Raúl Reyes, permitió ubicar su campamento en territorio ecuatoriano.
La comunicación se registró el pasado 27 de febrero, día en que fueron liberados los últimos rehenes colombianos (Gloria Polanco, Luis Eladio Pérez, Orlando Beltrán, Jorge Eduardo Gechem) por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) tras casi siete años secuestrados.
“Chávez emocionado por la liberación de los secuestrados llamó a Reyes (alias de Luis Edgar Devia) y le informó que todo había salido bien” , señaló RCN que citó “altas fuentes militares” colombianas.
INFORMES. Los servicios de inteligencia ubicaron la llamada y detectaron que Reyes estaba en territorio colombiano cerca de la frontera con Ecuador, la cruzó “y luego vino el bombardeo” , el viernes en la noche y madrugada del sábado, cuando fueron abatidos el jefe rebelde y una veintena mas de guerrilleros.
Siempre según RCN, “el mismo oficial de inteligencia —que pidió el anonimato— dijo que “no deja de ser una ironía que haya sido una llamada del presidente Chávez lo que nos permitió dar de baja a Reyes”.
TIROFIJO. La misma radio RCN revelo también, e igualmente sin identificar “la alta fuente de inteligencia” que el máximo jefe, fundador y líder de las FARC, Manuel Marulanda Vélez, mas conocido como Tirofijo pero cuyo verdadero nombre es Pedro Antonio Marín, “está refugiado en Venezuela”.
Asimismo, agregó esa cadena de emisoras que los servicios de inteligencia “han establecido que (Tirofijo) está enfermo” y “se refugia en una finca venezolana, no cerca de la frontera, al otro lado de la frontera con el departamento (colombiano) de Norte de Santander”.
Las fuentes de RCN señalaron también que “Chávez ordenó el traslado de batallones a la frontera para proteger a ‘Tirofijo’ para evitar que hagan con él en territorio venezolano lo que hicieron con Reyes en Ecuador”.

w Muerte de Ingrid sería “asesinato a sangre fría”
El presidente de Francia, Nicolás Sarkozy, advirtió a la guerrilla de las FARC de que una eventual muerte de la secuestrada colombo-francesa Ingrid Betancourt en las selvas de Colombia será “un asesinato a sangre fría”. “Ya es suficiente, esa mujer ha sufrido mucho”, expresó Sarkozy desde el Palacio del Elíseo, en una entrevista divulgada ayer por el Canal RCN de la televisión privada. “Es un gesto humanitario que pido a Manuel Marulanda (jefe máximo de las FARC), porque así sabrá que es una mujer que sabrá crecer y no reducirse si él da señales”, añadió.

“Estuve encadenado 4 años a un árbol”, dice ex rehén de FARC
Luis Eladio Pérez, a pesar de haber recobrado su libertad hace ocho días (27 de febrero) tras haber estado 6 años, 7 meses y 18 días en poder de la guerrilla de las FARC, siente que aún vive esa pesadilla, pues en su entorno, en casa, los árboles de los alrededores le recuerdan que cuatro años de su cautiverio los pasó encadenado del cuello, con un candado, amarrado a un árbol; sólo lo soltaban para ir al baño. “Nos llevaban como yo llevo a mi perro”.
“Casi nunca pude tomar sol; no nos dejaban buscar sitios abiertos porque podían detectarnos desde el aire. De noche, sólo nos permitían hacer fuego dos horas para secar la ropa; se cocinaba con gas para evitar el humo”.
Asegura que un día lo levantaron al amanecer: “Vamos en lancha, esta vez va acompañado”. Vio a dos mujeres y reconoció a una: “Era Ingrid Betancourt, habíamos sido colegas en el Senado. Nos abrazamos con emoción y estuve hablando ocho horas seguidas, río abajo. En aquel momento yo llevaba dos años solo; ¡hablaba con los árboles!”.
DESPEDIDA. Era agosto de 2003. Ingrid y Clara Rojas llevaban un año largo secuestradas. “[A Ingrid] la habían engañado. Estaba entusiasmada, pensaba que iban a liberarla. Incluso le hicieron una despedida, con whisky”.
En aquel momento empezó una larga y “bella amistad”, aunque les separaron en julio del año pasado. “Por Ingrid y por mi familia estoy vivo”, reconoce. Ella lo cuidó cuando estaba enfermo, le metía azúcar a la boca cada vez que le daban crisis de diabetes. “Hasta la ropa me lavaba… Yo también le ayudaba en lo que podía”.

Publicado en:

logocronica_flor.jpg

Anuncios
Posted in: Primera Página