Jogging en Viena con el ministro de Petróleo más poderoso del mundo

Posted on marzo 4, 2008 por

0



Publicado el 04/03/2008, por Miquel Roig. Viena

Una decisión suya -ya sea liberar los tres millones de barriles de producción inutilizada o reducir todavía más su bombeo diario- podría tumbar los precios del crudo o bien llevarlos por las nubes.

Poco después de las siete de la mañana, tras realizar sus oraciones matutinas, un hombre de 68 años, menos de un metro setenta de estatura y de apariencia frágil sale del Grand Hotel de Viena e inicia su sesión de jogging. Con una gorra estilo cazador enfundada hasta las orejas, rodea el Ring vienés, alternando el paso ligero y el trote, aunque más lo primero que lo segundo. Ese hombre no es otro que Ali Naimi, el ministro de Petróleo de Arabia Saudí, el país que más  petróleo produce del mundo, el que cuenta con más reservas probadas –con una diferencia de 100.000 millones de barriles sobre el segundo- y, sobre todo, el único que cuenta con capacidad de producción inutilizada –cerca de tres millones de barriles- que puede activar a voluntad. Una decisión suya, ya sea liberar esos tres millones de barriles o reducir todavía más su bombeo diario, podría tumbar los precios del crudo o bien llevarlos por las nubes.

Durante las cumbres de la OPEP, esa hora de jogging es el único momento del día en que Naimi dialoga distendidamente con los periodistas y en los que, de vez en cuando, da una visión general sobre el mercado de petróleo y deja entrever cuál será la postura que adoptará Arabia Saudí en la cumbre correspondiente. Habitualmente de buen humor, Naimi dedica esa hora a driblar los aguijones de los periodistas, que con justificada insistencia tratan de sonsacarle alguna declaración que pueda arrojar algo de luz sobre la decisión final del cártel petrolero.

Pero cuando no quiere hablar de “business”, como dice él, abre la conversación a cualquier tema imaginable: la macrouniversidad que su gobierno está construyendo en Arabia Saudí para formar a toda una generación de jóvenes saudíes y del mundo islámico, las recomendaciones de su esposa para que se cuide y se mantenga en forma, los últimos estrenos de cine o, incluso, su intención de viajar a España y practicar las cuatro palabras que sabe de español.

La sesión de jogging lleva a la quincena de personas -entre periodistas, asesores personales y personal de seguridad- a rodear el centro histórico de Viena, siguiendo aproximadamente el trazado en el que se erigía la antigua muralla de la ciudad. Si no fuera porque el pequeño hombrecito saudí acapara el centro de atención, el paseo permitiría disfrutar de un entorno espectacular: la Ópera de Viena con la Catedral de San Esteban al fondo, el Palacio Imperial de Hofburg, el edificio del Parlamento, y decenas de clásicos cafés vieneses donde degustar la deliciosa repostería austríaca.

Acabado el ejercicio, que concluye en la misma puerta del Grand Hotel por la que salió una hora antes, Naimi suele ir a desayunar. Tras reponer fuerzas, el ministro de Petróleo más poderoso del mundo comienza la agenda de reuniones previas a la cumbre oficial. Estas minisesiones, a veces bilaterales a veces multilaterales, acaban teniendo una influencia decisiva en la disposición final del cártel y, en consecuencia, sobre el precio al que pagamos el litro de gasolina o el billete de avión.

Publicado en (incluye video):

logo_expansion.png

Anuncios
Posted in: Mundo, Sociedad