El filón de Britney

Posted on marzo 3, 2008 por

1



La tragedia de Britney Spears es un buen negocio para los paparazzi. Sus fotos de calva se vendieron por 500.000 dólares. Se aventura que las portadas con la cantante han hecho aumentar los ingresos de las revistas en 75 millones de dólares
Hace un par de semanas, la famosísima Britney Spears era confinada en un establecimiento psiquiátrico y su padre se hacía cargo de su custodia y de sus bienes. La medida se adoptó al amparo de una ley californiana que permite la hospitalización involuntaria de una persona si ésta constituye un peligro para si misma o para otros. Todo llegaba después de unas semanas de errática conducta de la cantante, con indicios de abuso de alcohol y droga, que llevaron al juez a quitarle la custodia de sus dos hijos.
La tragedia de Britney, otro caso de una joven, deseada, superfamosa y multimillonaria que no ha sabido digerir el éxito, es un filón para los fotógrafos de prensa. Cuanta más tribulación se refleja en una instantánea mayor precio tiene la foto en el mercado.
La industria de las fotos de famosos en el mercado estadounidense se ha disparado en los últimos años. La revista «People» va a pagar 6 millones de dólares, unos cuatro millones largos de euros, por la primera instantánea de los gemelos de Jennifer López. Los paparazzi, los «acechadores» como se les llama ya en el argot americano, saben que un momento picante, comprometido o simplemente novedoso de un famoso vale una fortuna. Una foto de Lindsey Lohan borracha en su coche se vendió por 100.000 dólares, la de Paris Hilton con esposas cuando era llevada la cárcel por 150.000 y el primer beso de Jennifer López y Ben Affleck 300.000.
Todo es una cuestión de oferta y demanda. Las revistas de cotilleo andan pujantes y hay sitios en la red como «TMZ.com» que tratan estos temas y que atraen millones de visitantes. Pagan, entonces, muy bien, y los fotógrafos recurren a multitud de tretas, rozando la legalidad, para obtener la foto. Disparan la alarma de incendios en un restaurante de famosos para obligar a la clientela a salir corriendo, chocan adrede con el coche de una actriz(Catherine Zeta Jones) para obligarla a bajarse etc… Si el perseguido reacciona airado, la foto reflejándolo se cotiza aun más.
Varios artistas de Hollywood se mueven para conseguir una ley que impida a los fotógrafos seguirlos. Con poco éxito hasta ahora. Los jueces opinan que las personas públicas tienen un derecho limitado a su privacidad. El director de «Us Weekly» aplaude: «Si cobras 20 millones por una peli tienes que aceptar el hecho de que eres un bien público». Los abusos con la Spears han aumentado, con todo, las especulaciones de que hace falta una ley que limite de algún modo la intromisión y que permita que una famosa pueda ir, sin acosos, a llevar a sus críos al colegio a a comprar una aspirina.
La Spears, como en todo lo que toca, significa millones. Sus fotos de calva se vendieron por 500.000 dólares, la agencia fotográfica X17 obtuvo en el año 2007 con instantáneas de la famosa dos millones y medio y «Portfolio» calcula que Britney representa el 20 por ciento total del negocio fotográfico alrededor de la jet. Hay quien aventura que las portadas con Britney Spears han hecho aumentar los ingresos de las revistas en nada menos que 75 millones de dólares.
No es raro que más de un admirador de la ahora desdichada exclame en la radio : «¿ Por que no la dejáis un rato en paz?»
Publicado en:
abc
Anuncios