EE.UU.: ¿pesará el voto latino?

Posted on marzo 2, 2008 por

0



Lourdes Heredia
Lourdes Heredia
BBC Mundo, Texas

 Tras varias semanas de campaña, los candidatos a la presidencia de Estados Unidos han aprendido a no subestimar el voto de la comunidad latina y mucho menos cuando se trata de una pelea tan cerrada como la que afrontan los aspirantesHillary Clinton haciendo campaña en San Antonio, Texas, el de 29 febrero demócratas: Hillary Clinton y Barack Obama.

Al igual que lo hicieron en otros estados con gran población hispana, ambas campañas le han prestado una atención especial a la comunidad en Texas, donde un cuarto del electorado es latino.

“Nunca antes Texas había sido tan importante en el proceso y los hispanos están participando con entusiasmo. Saben que su voz cuenta y se toman muy en serio su responsabilidad”, explicó a BBC Mundo Lydia Camarillo, vicepresidenta del Proyecto de Registro de Votantes del Suroeste.

Efectivamente, los latinos pueden equilibrar la balanza hacia uno u otro lado.

En la radio se escuchan los mensajes en español de ambos candidatos. Por ejemplo, la publicidad de Obama habla sobre cómo el senador siempre ayudó a los más pobres. Hillary Clinton se centra en el respeto de la comunidad y los problemas que ella “puede resolver”, como la falta de seguro médico.

“Remedios caseros”

Texas es el segundo estado con mayor población hispana, después de California, aunque aquí casi todos son nacidos en Estados Unidos y no son recién naturalizados.

Hillary Clinton y Barack Obama en el debate en Ohio

Luego de 11 victorias consecutivas de Obama, Clinton necesita ganar en Ohio y Texas.

“Nosotros venimos aquí a trabajar duro para darle un mejor futuro a nuestros hijos; sin educación, no se va a ningún lado. Ésa es mi prioridad, así como la salud. A veces, uno se cura con puros remedios caseros con tal de no ir al doctor”, explicó en el mercado de frutas en Dallas, Juana Rosa Gutiérrez.

Gutiérrez tiene siete hijos, cinco de ellos ciudadanos que a van a votar, aunque no sabe por quién.

“Yo prefiero a Hillary. Me gusta lo que dice y sé que por lo menos hará mejor trabajo que Bush. Su esposo fue bueno para la economía y eso me tranquiliza”, señaló.

El descontento ante la figura del presidente George W. Bush, oriundo es de Texas, es evidente entre los hispanos.

“Yo no voy a votar por nadie. ¿Quién le puede creer a los políticos? Dicen, prometen y una vez que tienen tu voto, ni se acuerdan de uno. Es una pérdida de tiempo. Mire nada más lo que pasó en estos últimos ocho años!”, señaló Feliciano Flores, vendedor de vegetales en el mercado.

Temor

No todos piensan como Flores e insisten en que es importante participar, porque ahora su voto sí cuenta para lograr una diferencia.

Nunca antes Texas había sido tan importante en el proceso y los hispanos están participando con entusiasmo
Lydia Camarillo, del Proyecto de Registro de Votantes

En cuestión de temas, cada quien habla según sus preocupaciones.

Para Pedro, que prefirió no dar su apellido porque su mujer no tiene los documentos necesarios, el tema de inmigración es esencial.

“Yo no votaría nunca a un republicano y menos después de escuchar lo que dicen. A veces pareciera que estuvieran hablando de pájaros y no de seres humanos”, le dijo a BBC Mundo.

Esta pareja vive en perpetuo temor y la señora ha dejado de salir a trabajar porque teme caer en una redada.

“!¿Qué haría yo si se llevan a la madre de mis hijos?!”, enfatiza Pedro.

Según un sondeo publicado esta semana por Encuesta Decisiones Latinas, de la Universidad Texas A&M, efectivamente, en estas elecciones, el 62% de los entrevistados dijeron que preferían un candidato demócrata.

Además del tema de inmigración y la construcción del muro fronterizo, que ha calado mucho en la comunidad, el tema de Irak también los inclina hacia los candidatos demócratas. El 81%, dice la encuesta, quiere el regreso de las tropas.

Este resultado no es de extrañar, si se toma en cuenta que el 37% de los electores hispanos tiene un familiar en las Fuerzas Armadas.

¿El voto latino salvará a Clinton?

Tomando en cuenta estas prioridades para el elector hispano, el programa de ambos candidatos, Obama y Clinton, es muy atractivo. Ambos ofrecen seguro médico y ambos dicen que quieren la salida de Irak.

Clinton en Houston, Texas

La ex primera dama espera que el apoyo latino le otorgue el triunfo.

Sin embargo, la preferencia la lleva claramente Hillary Clinton. Por ejemplo, la encuesta de Decisiones Latinas señala que el 62% favorece a la ex primera dama, el 22% prefiere al senador de Illinois, mientras que el 13% sigue indeciso.

Para la campaña de Clinton este resultado no es sorprendente, ya que la candidata lleva años trabajando con la comunidad.

El reconocimiento de su nombre se une al buen recuerdo que tienen muchos sobre el gobierno de Bill Clinton, cuando no hubo la crisis hipotecaria que ha golpeado duramente a las familias hispanas.

“Una presidenta fuerte puede terminar la guerra y darle seguro médico a la gente de esta tierra”, dice una cumbia de apoyo a la candidata que se utiliza en campañas y eventos.

“No me lo pienso dos veces, por ella voto yo”, dice el estribillo.

Tras 11 victorias consecutivas de Obama, Clinton necesita ganar la próxima semana en Ohio y Texas para mantener viva su campaña y, al igual de lo que pasó en California, la ex primera dama espera que el apoyo latino le otorgue el triunfo.

Electorado “sofisticado”

Sin embargo, según el equipo de campaña de Obama, nada está escrito y se han hecho muchos esfuerzos en la última semana para conquistar el voto latino.

Yo prefiero a Hillary. Me gusta lo que dice y sé que por lo menos hará mejor trabajo que Bush
Juana Rosa Gutiérrez, votante de Dallas

“Cuando la gente escucha la historia del senador, cuando lo conocen, cambian de opinión. Mucha gente latina está apoyando a Obama, muchos jóvenes se han, incluso, voluntariado para ayudar”, enfatizó Carlos Odio, portavoz de la campaña en español.

Además de la labor de tocar puerta a puerta, la campaña ha gastado millones en anuncios en español e, incluso, los “amigos de Obama” sacaron un video con un mariachi que alaba la labor del candidato.

“Su lucha es nuestra lucha. Viva Obama!”, dice el coro de la canción.

Camarillo, la vicepresidenta del Proyecto de Registro de Votantes del Suroeste, advierte que este tipo de canciones y anuncios son parte de la campaña, pero no lograrán convencer al electorado a menos que haya propuestas claras.

“Pueden darnos serenatas, pero nosotros no bailaremos a menos que haya compromisos serios”, señaló Camarillo.

La lección que tienen que aprender los candidatos y los partidos, señala, es que el electorado hispano no es ni tonto, ni monolítico y “no hay que subestimarlo ya que es muy sofisticado”.

Publicado en:

logo_bbc.gif

Anuncios
Posted in: Primera Página