Posted on febrero 29, 2008 por

0



MIAMI, Florida

Barack Obama ha recorrido un largo camino, en muy poco tiempo, y de manera ascendente. De ser un desconocido, ha pasado a convertirse en un precandidato con serias posibilidades de ganar la nominación demócrata a la presidencia de Estados Unidos. Y hasta puede ser el próximo inquilino de la Casa Blanca.

Duplicó su apoyo

Su base de apoyo continúa extendiéndose, a tal punto que, según recientes encuestas, alcanzó a quien hasta hace poco le llevaba la delantera en la contienda electoral partidaria, Hillary Clinton.

A los jóvenes, estudiantes y la clase media alta y educada –su base tradicional-, ahora se le están sumando latinos, mujeres y gente de clase media baja, o sea, quienes desde el inicio de la campaña se inclinaron masivamente hacia la ex primera dama.

De acuerdo a una encuesta realizada en conjunto por The New York Times y la cadena CBS, el senador por Illinois es visto ahora por el electorado demócrata como el más indicado para derrotar al candidato republicano, John McCain, en las elecciones presidenciales previstas para noviembre.

Según los datos recogidos por NYT/CBS, Clinton contaba en diciembre de 2007 con el apoyo del 44 por ciento de los votantes demócratas, previo al inicio de las elecciones internas. Hoy, después de 40 primarias/asambleas demócratas, y con las últimas once a favor de Obama, el apoyo hacia Clinton se redujo al 38 por ciento.

Por el contrario, y en el mismo período, la preferencia hacia Obama, a nivel nacional, se ha duplicado: de 27 por ciento pasó a 54 por ciento. Y esto ocurre a solo días de las internas en Texas, Ohio, Rhode Island y Vermont, previstas para el martes 4 de marzo.

Desde el “Supermartes” del 5 de febrero, donde se realizaron primarias/asambleas en 22 estados de manera simultánea, Obama ha ido erosionando el liderazgo que mantenía Clinton, a tal punto que hoy encabeza la puja con un total de 1,319 delegados versus 1,245 de Clinton. Para lograr la nominación demócrata, un precandidato necesita al menos 2,025 delegados.

Las primarias de Texas y Ohio se presentan como un jugoso botín, conformado por los 334 delegados que estarán en juego. Ambas contiendas serán el escollo a vencer, principalmente para Clinton, quien se ve obligada a ganar, o al menos, quedarse con la mayor parte de los delegados, para mantener sus aspiraciones vivas. Caso contrario, Obama podría encaminarse a paso seguro rumbo a la nominación.

Publicado en:

univision_logo.gif

Anuncios
Posted in: Primera Página