Zapatero amplía a 5,5 puntos la ventaja sobre Rajoy tras el debate

Posted on febrero 28, 2008 por

0



28/2/2008  
ENRIC HERNÀNDEZ

Animada por los debates electorales, que por fortuna han dejado en un segundo plano la rutina de los cansinos mítines diarios, la campaña llega mañana a su ecuador. Y lo hace con un balance halagüeño para el PSOE, pues los últimos sondeos confirman un tendencia al alza que, pese a mantenerlo aún lejos de la mayoría absoluta, al menos le permite despegarse del PP. La encuesta que hoy publicamos en estas páginas, confeccionada el martes tras el cara a cara entre José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy, eleva a 5,5 puntos la ventaja del candidato del PSOE, dos enteros más que la pasada semana. Nada está decidido aún, pues no acaba de disiparse la incógnita de la abstención, pero el horizonte se empieza a despejar.
La encuesta del Gabinet d’Estudis Socials i Opinió Pública (GESOP) para EL PERIÓDICO es la primera sobre estimación de voto que se realiza y publica tras el debate entre Zapatero y Rajoy, de modo que ya permite detectar la influencia que tuvo en el electorado la victoria a los puntos del líder socialista. Y lo que refleja el estudio es muy revelador: mientras el PP se estanca en el 37% de hace una semana, el PSOE ha crecido dos puntos en los albores de esta campaña, que tuvo una primera inflexión con el triunfo del socialista Pedro Solbes frente al popular Manuel Pizarro, en el primer debate televisado, y una segunda, con en el choque del lunes entre Zapatero y Rajoy.
El ascenso del PSOE y el frenazo del PP, como es lógico, tienen su traducción en el reparto de escaños: entre 165 y 170 para los socialistas, hasta seis más de los obtenidos en las últimas legislativas; y entre 149 y 154 para los populares, frente a los 148 de que disponían desde el 2004. Respecto al último sondeo de GESOP, la horquilla del PSOE se desplaza seis escaños arriba y la del PP retrocede, aunque en menor medida.

logo_pp.jpgLos derroteros del voto útil
Las encuestas internas que maneja el PSOE arrojan un diagnóstico similar: entre 5,3 y 5,7 puntos de distancia respecto al PP. Este ensanchamiento de la brecha entre las expectativas electorales de Zapatero y Rajoy responde a dos factores: el efecto movilizador de la propia campaña, algo superior entre los antiguos votantes del PSOE que entre los que apoyaron al PP en el 2004, pese a lo cual la alta fidelidad de estos últimos se revela a prueba de debates televisivos; y el voto útil, sobre todo en el espectro de la izquierda. Presumiblemente en perjuicio de IU y, quizá, también de ICV-EUiA, aunque, a la hora de distribuir los restos electorales en cada circunscripción, el alza socialista también puede diezmar a las fuerzas nacionalistas.
Afronta Zapatero este segundo tramo del periodo electoral –cuyo punto álgido será, el próximo lunes, el segundo asalto del combate televisivo con Rajoy– con una íntima moral de victoria y el secreto afán de ahogar cualquier tentación triunfalista. No le faltan motivos para la cautela, pues sus estimaciones sobre la afluencia a las urnas el próximo 9 de marzo, aunque más esperanzadoras que hace unos días, siguen dibujando negros nubarrones sobre el mapa electoral de Catalunya.
Mientras que en prácticamente todas las comunidades se percibe una creciente movilización del voto socialista, en Catalunya, que en el 2004 acudió masivamente a las urnas y contribuyó de forma decisiva a la victoria de Zapatero, los estudios del PSOE aún detectan que la abstención puede ser más elevada que en el resto de España. Lo que constituye un factor de honda inquietud para el líder socialista, que por ahora solo tiene prevista una visita a Catalunya: el próximo jueves, 6 de marzo, cuando cerrará junto a Carme Chacón el mitin central del PSC en el Palau Sant Jordi.
Para rescatar de la abstención el voto de izquierdas, sin duda será clave el segundo debate televisivo, cuya audiencia podría superar los 13 millones de espectadores del lunes pasado. Consciente de ello, Zapatero se prepara para rematar la faena el lunes que viene, con un empeño especial en los mensajes económicos. El presidente ha revisado el vídeo del primer cara a cara y, según sus asesores, reconoce que su exposición fue muy prolija en estadísticas y demasiada alejada de los españoles con dificultades para llegar a fin de mes, precisamente aquellos a quienes Rajoy trató de seducir. Zapatero se afanará a corregir ese error.

Irrumpe la violencia sexista
Ayer un nuevo argumento, hasta ahora silenciado, se coló en la campaña: la violencia machista. Después de que el martes esta lacra se cobrase la vida de otras cuatro mujeres –ya son 17 en lo que va de año–, Rajoy se apresuró a prometer más medidas preventivas, con el argumento de que la ley aprobada por el PSOE es insuficiente. Pero esta vez Zapatero sí estuvo al quite: admitió que “hay que hacer más cosas” y prometió diseñar, junto a los presidentes autonómicos, “un gran plan nacional” contra la violencia sexista.

Publicado en:

elperiodicocas.gif

Anuncios
Posted in: Primera Página