La calaña del tío Tom

Posted on febrero 26, 2008 por

0



POR MANUEL DE LA FUENTE
MADRID. Me lo dijeron ayer las lenguas de doble filo, que te pillaron con otra, Tom, y me quedé tan tranquilo. Es lo que tiene Los Ángeles, que como es un sitio pequeñito, apenas unos milloncejos de habitantes, y la gente no tiene mucho que hacer, pues en cuanto uno se deja ver por ahí, en un periquete lo sabe todo el mundo. Empezando por los tabloides británicos, que están siempre a la que salta, ya sea que uno le menta la bicha racista a Hamilton, ya sea que uno de los actores más famosos del mundo mundial se va de picos más o menos pardos.
O eso es lo que le ha parecido al «Daily Mail», que asegura que Tom Cruise se dedicó la semana pasada a recorrerse la metrópoli californiana en compañía, no de lobos (aunque sí con piel de cordera), sino con una mujer que no es, precisamente, su santa actual (o hasta ante ayer), Katie Holmes. El caso es que a Cruise no parece que la pillada en más o menos fraganti le pusiese de los nervios, pues de las fotos se deduce que se lo está pasando en grande y ni siquiera hace el famoso amago de zurrarle la badana al mensajero.
Nada se va a decir aquí sobre el gusto de Cruise, que parece que lo tiene mejor que bueno, que en apenas unos años ha pasado del pelirrojo de Nicole Kidman al colorcete moderadamente moruno del nuevo fichaje, fichaje con el que se le ve en esta página llamando a las puertas del cielo, o de un hotel de lujo, que en las cercanías de Beverly Hills debe ser más o menos lo mismo.
A lo mejor Katie piensa que ni pelirrojas, ni morenas, que lo que está haciendo Tom se pasa de castaño oscuro. Porque, según el periódico, la pareja se dio un paseo bien cogiditos de la mano y haciéndose unos cuantos arrumacos como tortolillos antes de entrar en el establecimiento, como Pedro, o Tom por su casa. Otro cualquiera, en su caso, el de Katie, se hubiera echado a llorar, pero de momento no ha dicho esta boca es mía ni «éste no es mi Tom, que me lo han cambiado».
Tal vez la Cienciología da para esto y para mucho más, que el bueno de Cruise siempre anda por ahí con una cara de que le han sorbido el seso, que cualquier día de éstos lo lleva Íker Jiménez al «Cuarto Milenio» por abducido. El caso es que, a ciencia cierta, y a la espera de que Katie Holmes diga algo (aunque sea, tierra, trágame) una vez que se haya pasado la mano por la frente y no haya palpado anormalidad o protuberancia alguna, lo mismo va a resultar que la amiga de Tom únicamente es la prima Nati, o su prima la del pueblo, Siracusa, en el estado de Nueva York. Pero más le vale dejarse de misiones imposibles, no se vaya a dar de narices con Bardem y Javier le de un puñetazo que lo ponga mirando a Murcia. Que Bardem sí que es de gatillo fácil.
Publicado en:
abc
Anuncios
Posted in: Espectaculos