Las guerras frías del siglo XXI

Posted on febrero 24, 2008 por

0



 DANIEL MÉNDEZ / Fotos: COVER, GETTY, CORDON El petróleo del Polo Norte, la conquista de Marte, la llegada a la Luna de las potencias asiáticas, la nueva carrera armamentista o el control del ciberespacio son las trincheras del futuro. La vieja lucha entre comunismo y capitalismo ya es Historia. Ahora está en juego la hegemonía mundial y la situación en el nuevo escalafón internacional. ¡Los frentes están abiertos!Con el muro de Berlín cayó el gran símbolo de la Guerra Fría y de un mundo dividido en dos. Hoy la tensión ya no se vive sólo en el pulso entre Este y Oeste, Estados Unidos y la vieja URSS, si no que surca el planeta de arriba abajo y se extiende más allá de la atmósfera, hasta la Luna y Marte. Y a estas luchas ‘terrenales’ se añaden, además, internet y los mundos virtuales. Estos son los frentes abiertos.

La riqueza del deshielo
No hay nada –o casi– concreto de momento, pero sí muchas promesas y cálculos: hasta una cuarta parte de las reservas mundiales de hidrocarburos se encuentran bajo el hielo del Polo Norte. También habría gas, carbón, diamantes… Un botín muy goloso, así que los países colindantes con la región ártica están tomando posiciones para poder acceder a unas riquezas cada vez más cercanas, ‘gracias’ al deshielo que afecta a la región. La bandera que Rusia plantó en el fondo del océano el pasado mes de agosto al grito de “el Ártico es ruso” (según declaraciones de Artur Chilingárov, al mando de la operación) es sólo el penúltimo episodio de un culebrón en el que están involucrados los Estados Unidos, Canadá, Rusia, Dinamarca, Noruega… Cuesta imaginar que la tensión vaya a cuajar en un enfrentamiento directo a corto plazo, pero el tráfico naval en la zona va en aumento: hay embarcaciones científicas, como el rompehielos que EEUU mandó a finales de agosto para apoyar con investigaciones sus reivindicaciones. Rusia, por su parte, surca la zona con submarinos y Canadá anunciaba recientemente la construcción de un centro de entrenamiento militar. Desde Noruega, el secretario general de la organización ecologista WWF, Rasmus Hanson, denuncia que “las naciones árticas están mucho más preocupadas por utilizar las reservas del ártico que por conservarlas”.

Trincheras en Marte
Hacia el Polo Norte del planeta rojo se dirige en estos momentos la nave norteamericana Phoenix, que partió en agosto y llegará en mayo del año que viene. A bordo lleva todo lo necesario para excavar trincheras en Marte… Trincheras científicas, eso sí: buscan agua, y creen que la encontrarán a tan sólo 15 centímetros de profundidad. Hasta 15 expediciones similares se lanzaron ya hacia Marte, aunque sólo cinco lograron llegar. La Agencia Espacial Europea (ESA), con su nave Exomars, pretende lograrlo. “El objetivo final sería situar a seres humanos en Marte dentro de 30 ó 40 años”, explica Daniel Sacotte, director de vuelos tripulados de la ESA. Para lograrlo, dado que EEUU se niega a recibir cualquier tipo de ayuda externa en este sentido, Europa se ha aliado con Rusia, la otra gran potencia espacial. ¿Por qué tanto interés? El planeta es el más parecido a la Tierra del sistema solar: por la distancia al Sol, la duración del día, sus volcanes, sus nubes y corrientes de viento… ¿Hará falta algún día un plan B?

La otra guerra de las galaxias
En abril, China probó con éxito un misil capaz de destruir un satélite geoestacionario. A Estados Unidos no le gustó la idea: los satélites son fundamentales para el escudo antimisiles con el que sueñan desde la era Reagan. Bush no ha perdido el tiempo, y recientemente se adjudicó el derecho de prohibir el acceso al espacio a los países ‘enemigos’. Esta vez es Putin el descontento. Todo en un momento en que Rusia tiene muy presente el escudo antimisiles que Bush pretende implantar en suelo europeo. “Para la seguridad de EEUU el efecto será mínimo”, asegura Alberto Piris, general de Artillería en la Reserva y analista del Centro de Investigación para la Paz. “Sin embargo, una opinión pública manipulada y asustada periódicamente, como la de EEUU, encuentra reconfortante saber que el país se está dotando de un ‘escudo protector”. Desde la ONG Justicia i Pau advierten: “Puede provocar una reacción que desemboque en una nueva carrera de armamentos”…

Control del ciberespacio
“Por primera vez desde los tiempos del Watergate, la NSA (Agencia Nacional de Seguridad estadounidense) está vigilando a los estadounidenses, y además a gran escala”. Son palabras de James Risen, periodista del The New York Times. Se refiere a la nueva ley aprobada por el Congreso norteamericano que permite interceptar conversaciones y correos electrónicos, aunque con una limitación, deben tener origen o destino fuera de EEUU. ¿Cómo lo hace? Es fácil: la mayor parte de las conversaciones telefónicas hacia o desde el país se realizan por cable de fibra óptica; basta con ‘pinchar’ los conmutadores ubicados en suelo norteamericano. Se calcula que se están siguiendo los pasos ya de unas 7.000 personas por esta vía, aunque potencialmente podría afectar a millones de ciudadanos. Mientras, un reciente informe de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa mostraba su preocupación por la situación de internet: “Hablar nunca ha sido más fácil en la web. Pero estamos siendo testigos del crecimiento de la censura”.

Riquezas en la Antártida
Desde 1961, el Tratado Antártico consagró al contintente helado a la investigación científica. 30 años más tarde, en 1991, el Protocolo de Madrid declaró a la Antártida reserva natural, libre de armas, deshechos nucleares y contaminación. Esto no impide, sin embargo, la presencia de bases militares en la región por parte de países como Gran Bretaña o Argentina; con, al menos, soldados desarmados. La gran masa de hielo del Polo Sur está, de momento, fuera del punto de mira, pero la situación podría cambiar si hiciese falta: allí se encuentra la mayor reserva de agua potable del planeta, y, se sospecha, que hay también numerosas reservas naturales. Todo lejos del alcance de gobiernos y empresas, de momento. ¿Cambiará?

¿Atasco en la Luna?
Japón lanzó, por fin, su satélite Selene, con destino a la Luna. Y China hizo lo propio con Chang’e I. Pronto despegará la misión India (Chandrayaan- 1). ¿Objetivo? Preparar el regreso del hombre, afirman. China asegura que lo conseguirá en 2024. Rusia dice que lo hará antes. Piris matiza: “En muchos casos existe una lucha por la hegemonía regional entre países que pugnan por subir en el escalafón internacional. Nadie quiere ser menos que los grandes países industrializados”.

Publicado en:

logo-rev-man.jpg

Anuncios
Posted in: Reportaje