La silla eléctrica, casi una pieza de museo en EE.UU.

Posted on febrero 10, 2008 por

0



Nebraska, el último estado del país que la usaba, la abolió

Domingo 10 de febrero de 2008 | Publicado en la Edición impresa 

WASHINGTON.- La pena de muerte por electrocución quedará virtualmente desterrada en Estados Unidos a raíz de un fallo de la Corte Suprema de Nebraska, que declaró la silla eléctrica contraria a la dignidad humana y, por lo tanto, anticonstitucional en ese estado.“Las pruebas demuestran que la electrocución inflige un dolor intenso y un sufrimiento agonizante. Por lo tanto, como método de ejecución es un castigo cruel y desusado”, manifestó por un comunicado el tribunal, que aprobó el cambio legal por seis votos a favor y uno en contra.

Además, agregaron los jueces, la silla es un instrumento de tortura y “un dinosaurio más apropiado para un laboratorio del barón Frankenstein que para una cámara de la muerte”.

La pena capital rige en 36 de 50 estados del país, pero Nebraska (centro de Estados Unidos) era el único que aún usaba solamente el método de electrocución. Los demás suelen aplicar la inyección letal. No obstante, en siete estados que tienen la inyección ofrecen al reo la alternativa de elegir la electrocución. Tampoco hay registro de otros países en el mundo que todavía utilicen la silla eléctrica.

La decisión de la Corte benefició en forma inmediata al hispano Raymond Mata Jr., que iba a ser electrocutado por el asesinato premeditado y con saña de un niño de tres años, hijo de su ex novia, en 1999.

Hay otros nueve condenados aguardando en el “pasillo de la muerte” de Nebraska. Sin embargo, las autoridades afirmaron que el veredicto de anteayer no significará el fin de la pena de muerte allí, sino que se buscará un nuevo método de ejecución.

En cambio, algunos expertos defienden que los condenados tendrán que recibir otro tipo de pena que no sea la de muerte, alegando que cambiar el método de ejecución sería ilegal.

La silla eléctrica será “relegada a los museos”, dijo al The New York Times el director de la ONG Centro de Información de la Pena de Muerte (CIMP) en Estados Unidos, Richard C. Dieter.

El veredicto también fue celebrado por la organización Human Rights Watch, que lo consideró “un paso importante hacia la eliminación de las ejecuciones intrínsecamente inhumanas en Estados Unidos”, según la investigadora de HRW, Sarah Tofte. “Es la eliminación de una práctica propia de los bárbaros”, agregó.

En cambio, el gobernador de Nebraska, el republicano Dave Heineman, se dijo “consternado” por el fallo y lo calificó de manifestación de “activismo político”.

La CIMP estima que, desde 1976, cuando Estados Unidos restableció la pena de muerte, 1099 personas fueron ejecutadas, 154 mediante la electrocución, tres de ellos en Nebraska; el último, en 1997.

Pero la más reciente utilización de la silla eléctrica en Estados Unidos sucedió en Tennessee, en septiembre del año pasado. Daryl Holton, que confesó el asesinato de cuatro niños en 1997, prefirió la silla a la inyección, más utilizada en el estado.

Entre las formas de ejecución, la silla eléctrica siempre fue uno de los principales blancos de los críticos, ya que hubo ejemplos de ejecutados que permanecían conscientes tras varias descargas eléctricas. Y en por lo menos diez oportunidades en Estados Unidos, su utilización derivó en hechos espeluznantes.

Uno de los casos más conocidos pasó en Florida, en 1997. Durante la electrocución de Pedro Modina, escaparon llamas del casco y llenaron de humo la cámara de ejecución. Un oficial desenchufó la silla manualmente, pero Modina continuó agonizando, hasta que se apagaron las llamas y el condenado finalmente murió.

El mal funcionamiento de la silla en Florida se repitió en 1999, cuando el condenado Allen Lee Davis tardó demasiado en morir y, en el momento de la descarga, le salieron llamas de la cabeza. Luego del episodio, el estado proscribió la silla eléctrica.

Moratoria

Son 62 los países del mundo que todavía practican la pena de muerte, según las organizaciones Amnistía Internacional y Hands Off Cain. Algunos, como Sudán y Paquistán, usan métodos aún más cuestionables que la silla eléctrica, como la lapidación pública y la crucifixión.

Amnistía calcula que, en 2006, 1591 personas fueron ejecutadas en forma oficial en 25 países del mundo, pero la cifra real debe de ser mucho mayor.

La pena capital está en una virtual moratoria en Estados Unidos desde septiembre del año pasado, cuando la Corte Suprema decidió considerar los alegatos de los condenados en el estado de Kentucky, que manifiestan que la inyección letal también es un castigo inconstitucional. La Corte debe volver a pronunciarse sobre el tema dentro de algunos meses.

El año en que fue restablecida en el país, la pena de muerte contaba con el apoyo de más del 80 por ciento de los norteamericanos. Sin embargo, este respaldo ha caído progresivamente, por las críticas de organismos defensores de los derechos humanos y está actualmente en alrededor del 60%, según las últimas encuestas. 
Agencias EFE, AP y AFP

Publicado en:
La Nación (Argentina)

About these ads
Posted in: Mundo